Archive of ‘Varios’ category

26.- Yo tejo en el parque, en el avión, en el metro… anywhere and all along

20140730_123145

 

Hace ya unos años que salté la barrera de tejer en público, primero empecé a tejer en el parque mientras mis hijas jugaban con sus amigos. Luego saqué las agujas en el metro… esto lo recordaré siempre, era un domingo, iba en un vagón medio vacío con mis hijas, y resulta que yo no sirvo para estar viente minutos sin hacer nada. Venía de casa de mis padres y coincidió que llevaba las agujas en el bolso y sin más las saqué y me puse a tejer.


He de confesar que me dio un poco de corte, porque automáticamente todo el vagón se puso a mirar a ver que estaba haciendo. Eso sí, una vez superada esta prueba me lancé y ahora tejo en público sin ningún rubor y más de una vez he encontrado a alguien también tejiendo en público.

Para estas situaciones lo ideal es tejer proyectos que no requieran demasiada concentración o que ya estén avanzados y los tejas con los ojos cerrados. Yo he tejido muchísimas bufandas, gorros y cowls en las zonas comunes de mi casa, o en el parque, mientras charlaba con mis amigas y echábamos una ojeada a los niños. ¡Cuántos domingos de sobremesa en casa de mis padres también con mis agujas que no paraban! Cada una de esas labores estaba asociada a partes de mi vida que recuerdo con mucho cariño. Muchas de esas labores las he ido regalando a las personas con las que estaba en el momento que las tejía, así tienen un recuerdo mío, de ese tiempo compartido.

 

En unos días salgo de viaje para Londres y estoy preparándome para ir todo el vuelo tejiendo, charlando con mi hija mayor y viendo la peli que me pongan. Aparte que mientras esperemos el vuelo también pienso tejer. Al final son tres horas que si no haces algo se pierden, y yo soy la optimizadora de ocio, típico en madres de familia numerosa, acostumbradas a sacar tiempo de donde no lo hay 🙂

 

Por último, he estado brujuleando por Internet y he sacado en conclusión lo siguiente para poder viajar con mis ovillos y agujas, no tener ningún problema en el aeropuerto y no dejarme nada en casa de lo que vaya a necesitar para la labor en cuestión.

– Llevar agujas circulares, se pasan perfectamente con sus ovillitos, incluso dentro del bolso. Deja en casa las agujas rectas de metal, porque esas a veces te las confiscan y te quedas sin ellas. Más de una amiga me lo ha comentado.
– Marcadores.
– Un imperdible grande por si acaso.
– Llevar una aguja de ganchillo, que se pasan perfectamente.
– Unas tijeras pequeñitas de punta roma (estas mejor en la maleta por si acaso, ya que no todas las compañías permiten llevarlas).
– Cinta métrica.
– Aguja lanera de punta roma.
– Una fotocopia del patrón.
– Todo ello dentro de una bolsita debidamente cerrada.

 

 Y vosotras ¿tejéis en público?

© Belén Perales. Yo Tejo… Nosotras Tejemos

Image and video hosting by TinyPic

25.- Novelas que hablan sobre nosotras las tejedoras

¡Hola a todas!

Seguramente todas vosotras habéis leído la trilogía de El Club de los Viernes, e incluso alguna habéis tejido la manta Georgia que viene en la última página de “El Club de los Viernes se reúne de nuevo”. En cualquier caso estas novelas que os recomiendo a continuación tratan de mujeres que en un momento de su vida se unen a otras y tejen en grupo, cada una con su momento personal y su forma de ser, pero todas unidas por el punto. ¿Alguna vez habéis experimentado la sensación de tejer en grupo? Si es así estas novelas os van a encantar. Leed hasta el final, que no sólo está esta trilogía y seguro que descubrís alguna nueva novela para el verano. Si conoces alguna más de esta temática por favor comparte…

El Club de los Viernes
Celebración en el club de los viernes

Cada viernes se reúne en el local de Georgia Walker, en Manhattan, un grupo de ocho mujeres que, a través de su pasión común por el punto, han desarrollado una fuerte amistad. La laboriosa actividad da pie a que cada mujer dé rienda suelta a sus anhelos, sus pasiones y sus angustias. Pero las cosas no siempre han sido fácil es para Georgia. Doce años atrás, cuando estaba embarazada, su novio James la abandonó para irse a vivir a Francia. Ahora James ha vuelto para conquistar de nuevo a Georgia y ejercer de padre de su hija.

El Club de los Viernes se reúne de nuevo

Cinco años después del desenlace de El club de los viernes, el círculo de las amigas se sigue reuniendo regularmente para compartir sus secretos, proyectos y anhelos. «La lectura de la segunda novela de Kate Jacobs es tan cálida y entrañable como la visita de unos viejos amigos.

Celebración en el Club de los Viernes

Se acerca la Navidad y las amigas de El club de los viernes están inmersas en la preparación de las celebraciones. Ya no se ven tan a menudo como antes, pero siguen en contacto. Desde su viaje a Italia hace año y medio, muchas cosas han cambiado. Dakota ha cumplido su sueño y estudia en una escuela de gastronomía. Además, t iene en mente un proyecto nuevo para la tienda de su madre: abrir una cafetería en una parte del local. Peri sigue siendo la encargada de la tienda, pero ahora también diseña bolsos. Durante la celebración del Día de Acción de Gracias, James, el padre de Dakota, sorprende a su hija con una noticia: pasarán las Navidades en Escocia con la familia de Georgia. Allí establecerá una relación muy especial con su abuela Bess.

Tricot

Unas chicas desencantadas aprenden a tricotar para calmar su angustia. Casi sin querer, terminan fundando en Barcelona un club de tertulia literaria y calceta creativa: las Tejedoras del Metal. Sin embargo, en un ajuste de cuentas, Leopoldina Roble, Crisis Carballo y Elena Rebollo deciden fundar La Liga de las Mujeres Extra ordinarias con el único y ambicioso plan de sobrevivir con elegancia.Tricot es la historia de su fracaso.

El Círculo del Punto

Después de la repentina muerte de su única hija, Mary se une a un club de calceta para llenar sus horas vacías y deshacerse de su terrible soledad. Aunque empieza como un miembro reacio y poco social, poco a poco se va acercando a las otras mujeres hasta que descubre que todas tienen un pasado que contar. A medida que Mary pasa horas tejiendo, cada técnica que aprende significa un paso hacia delante y casi sin darse cuenta se va abriendo al resto del grupo hasta contar su propia historia. A partir de aquí, se empieza a forjar una amistad que logra que juntas, encuentren una nueva manera de tejer sus vidas afrontando el futuro con fortaleza.

El Club de la Calceta

Seis mujeres muy diferentes entre sí asisten a clases de calceta, un lugar donde convergen sus frustraciones pero donde, al mismo tiempo, toman conciencia de su situación y de la necesidad de superarla. A través de un espacio tan tradicionalmente femenino como la calceta, María Reimóndez da la voz a estas mujeres que, desde sus diferencias, consiguen encontrar en la unión la fuerza necesaria para sobreponerse a un presente que las niega o menosprecia. Con un estilo ágil que hace de la lectura una experiencia entretenida y, a veces, incluso hilarane, la autora de El club de la calceta nos ofrece una novela que, tras la sorpresa que causa, hace emerger una profunda reflexión y revisión sobre la condición femenina. Inspiradas en la figura liberadora de la tía Davinia, Matilde, Anxos, Rebeca, Elvira, Luz y Fernanda nos hacen partícipes de su historia desde un multiperspectivismo que deshace los hilos de una sociedad machista.

© Belén Perales. Yo Tejo… Nosotras Tejemos

Image and video hosting by TinyPic

24.- Presentaciones de regalos I

¡Hola tejedoras!

Hoy quiero compartir con vosotras algunas fotos de cómo suelo presentar los regalos que hago tejidos por mí. espero que os sean de ayuda a la hora de empaquetar vuestros propios regalos.

Suelo usar restos de lanas de las que siempre quedan que son inutilizables para ningún proyecto, incluso también utilizo las mismas etiquetas de las lanas… cualquier cosa vale, ¡la imaginación al poder!

20121117_172947

Empaquetado con papel charol, cadeneta como lazo y un pompón metido entre la cadeneta

Presentado con cadeneta, etiqueta con mensaje y la etiqueta de la lana utilizada

Con tarjetas navideñas, empaquetados con trozo de lana entrezada una etiqueta con mensaje

Detalle de la presentación de otro cuello también con lazo de lana y tarjeta

 

Chal empaquetado con papel de paquetería, lana, pompón y tarjeta.

 

Cuello presentado con cadeneta de ganchillo y tarjeta con mensaje

 Esto es todo por el momento. Que tengáis una maravillosa semana. ¡Un besazo!

© Belén Perales. Yo Tejo… Nosotras Tejemos

Image and video hosting by TinyPic

23.- Cómo bloquear una pieza de punto

20140409_114906

Pieza para manta bloqueado con alfileres sobre mi tabla de planchar



La primera vez que oí la palabra “bloquear” refiriéndose a una pieza de punto he de decir que me quedé ojiplática pensando que me había metido en un deporte tipo pressing cacht, agujas en mano incluidas 🙂

El caso es que ahora no podría vivir sin bloquear casi todo lo que tejo. Al bloquear una prenda el punto o motivo queda mucho más definido.

Estos son los pasos que yo sigo para bloquear mis prendas:

1. Lavo la pieza con jabón específico para lana o en su defecto un champú de niños con pH neutro. Aclaro y envuelvo en una toalla para quitar el exceso de agua.
2. Luego lo estiro y pongo sobre alguna alfombrilla de espuma o directamente en un colchón si es una pieza grande y si es pequeña encima de la tabla de planchar. Estiro la pieza para darle la forma deseada y voy fijando los bordes con alfileres.

3. Dejo secar y quito los alfileres.

Otra forma de bloqueo mucho más rápida que es pulverizando agua sobre la pieza o incluso cubriendo la pieza con un trapo y soltando vapor con la plancha sin que toque la prenda, y luego procedo al paso 2 y 3 explicado.

Bloquear es muy sencillo y ya veréis cómo quedan vuestras prendas de definidas, sobre todo las prendas con calados o las prendas en punto jersey que quedan rizadas en los bordes con la técnica del bloqueo adiós a las deformidades.

Espero os haya servido de ayuda.

© Belén Perales. Yo Tejo… Nosotras Tejemos

Image and video hosting by TinyPic

21.- Juguetes para aprender a tejer

31605390

¡Buenas noches amigas!

Llevo buscando un rato un juguete para tejer, ya que una de mis hijas cumple 10 años y le encanta tejer con los dedos y ha empezado a aprender a tejer con dos agujas.

Llevo mirando un buen rato en Internet y he ido encontrando todo tipo de juguetes dedicado a tejer. ¿Recordáis la tricotosa de la Señorita Pepis? Yo la tenía pero he de confesar que jamás llegué a tricotar nada, porque no sabía ni cómo funcionaba y jamás nadie me ayudó a tejer con este aparato.

Los padres de los 60s no se sentaban contigo a ayudarte a hacer ninguna actividad de ocio y muchísimo menos a jugar. Los niños íbamos por libre, lo cual agudizaba muchísimo el ingenio, te hacía independiente y te resolvías tú la vida, gracias a ello hoy en día las niñas de los 60 y 70 somos muy autosuficientes y espabiladas, ¿no?

Nada que ver con la versión moderna, jejeje


¿Y qué me decís del Tejenova?

Mi tejedora, juguete con pinta de ser de los 70s, ¿no?

Mirad qué chulos estos telares antiguos…

Me he enamorado de este telar…

Y todos estos juguetes que he encontrado, superchulos, muy americanos…

Y para finalizar, unos muñequitos para tejer cordones, parecidos a estos los venden en la tienda Tiger a muy buen precio, ¡a los niños les encantan!


Buenas noches y feliz descanso a todas mis lectoras…

© Belén Perales. Yo Tejo… Nosotras Tejemos

Image and video hosting by TinyPic

12.- Cuellos para los viejos lobos

IMG-20140223-WA0003

Esta noche quiero compartir con vosotros la foto de Baloo, Bagheera y Lui, viejos lobos del grupo Scout al que van mis hijas pequeñas. Falta Akhela que ese día no debía estar.

Creo que os he comentado que me encanta tejer y regalar, este año he tejido montones de cuellos y los he ido regalando, por supuesto varios han ido para estos maravillosos chicos que son voluntarios y hacen actividades al aire libre. Se merecen que les haga otra tandita, ¿no? Además son tan majos que me han enviado la foto y me han permitido publicarla.

Un besote y ¡¡¡a disfrutar del finde!!!

© Belén Perales. Yo Tejo… Nosotras Tejemos

Image and video hosting by TinyPic

11.- Bizcocho de yogur (facilísimo)

20140227_163649

Hoy comparto con vosotras la receta de bizcocho más fácil de las que hago, está riquísimo y es la merienda favorita de mis hijas. Se hace en un momento y quedas genial.

En algunos cumples he hecho estos bizcochos y luego he dado a los niños cobertura para que decoraran ellos los pasteles, ni os cuento lo bien que lo pasaron y participan haciendo la tarta de cumpleaños, a la vez que los tienes entretenidos un buen rato con la actividad decorativa en cuestión.

Bueno, pues aquí va la receta del bizcocho de yogur con mi ingrediente “secreto”:

1 yogur de limón
3 huevos

1 sobre de levadura
1 manzana
Harina (3 vasos de yogur)
Azúcar (2 vasos de yogur)
Aceite de girasol (1 vaso de yogur)
Mantequilla para engrasar el molde.


1. Precalentar el horno a 180 ºC.
2. En una batidora echáis directamente todos los ingredientes y batís hasta que queda una masa homogénea.
3. Engrasar un molde con mantequilla.

4. Verter la mezcla.
5. Meter al horno cuando ya esté a 180 ºC durante 35 minutos.
6. Sacar del horno, enfriar y servir.

Mi ingrediente “secreto” es la manzana, da una textura suave y jugosa al bizcocho que os va a encantar. Este bizcocho lo hago de mil maneras, con nueces, con Nesquick, con melocotón, con pasas, con ralladura de limón, y con cualquier cosa que se me va ocurriendo…

Espero os haya gustado, es una receta muy rápida, sencilla y riquísima… 🙂

© Belén Perales. Yo Tejo… Nosotras Tejemos

Image and video hosting by TinyPic